sábado, 6 de junio de 2015

[Fichas] Erika O'Neil

Historia
Erika nació allá por el año 500 y pico d.C. en el seno de una familia elfa en Irlanda. Desde que era pequeña sintió curiosidad hacia los humanos y, a pesar de que su familia le advertía de lo peligrosos que eran y de las cosas malas que llegaban a hacer, no hicieron más que aumentar su curiosidad y ganas por conocerlos desde más de cerca.
Los elfos siempre han intentado ocultarse del mundo. No les gusta para nada mezclarse con los humanos, de hecho, no pueden permitirse el lujo de que se conozca que existen. Por eso se esconden en montañas, bosques, cuevas y demás sitios alejados de las civilizaciones. Mezclan hábilmente sus viviendas con la naturaleza para que solo sabiendo dónde se encuentran, puedas entrar en ellas. Desde siempre han intentado darle a la tierra lo que el hombre le quita, pero con el paso de los siglos esta tarea se ha vuelto más y más difícil. Actualmente lo único que pueden hacer es sobrevivir ocultos y procurar que los humanos no arrasen los bosques y parajes naturales que quedan. Como especie son muy parecidos a los humanos, solo tienen una gran diferencia: las orejas. Las de los humanos son redondeadas mientras las suyas son puntiagudas y ligeramente más grandes. Además, a diferencia de los humanos, los elfos transmiten mucho más con los ojos. Sus miradas van siempre acompañadas de un sentimiento que invade a aquél que los está mirando. Son capaces de utilizar sus miradas para hacer que la persona que los mira fijamente a los ojos se suma en un sueño profundo del que despertará sin recordar nada de las últimas horas en las que estuvo consciente. Utilizan esta técnica como método defensivo para evitar que los humanos que los descubren puedan atraparlos.
Durante sus primeros 200 años, Erika se dedicó a observar a los humanos desde lejos, viendo cómo trabajaban el campo, cazaban, buscaban frutos y sobrevivían a guerras y hambrunas. Aunque al principio su curiosidad e interés por ellos era puramente despectivo, con el tiempo se dio cuenta de que a pesar de que las diferencias entre ella y los humanos eran llamativas, las igualdades eran enormes.
Cuando Erika consiguió el aspecto de una chica de 18 años quiso mezclarse con los humanos para poder estudiarlos más de cerca. La idea causó un rechazo absoluto por parte de su familia y su clan, pero aun así se escapó y vivó un tiempo entre ellos. Cuando se daba cuenta de que su aspecto siempre juvenil alertaba a los humanos desaparecía y volvía a vivir con su familia durante otro tiempo, siempre esperando a que los humanos avanzaran un poco más en su sociedad y cultura, para poder volver y aprender cosas nuevas.
Así pudo viajar desde Irlanda a diferentes partes del mundo, siempre recopilando nueva información y vivencias y contándoselas a su familia al volver.
A pesar de lo irresponsable que pueda parecer el hecho de que se juntara con humanos, Erika siempre ocultó su condición de elfa al mundo entero. Jamás dejó ver sus orejas ni dejó que la miraran fijamente a los ojos. Muchos fueron los que intentaron intimar con ella, pero siempre se mantuvo alejada de estos personajes, ya que a pesar de la fascinación que le causaban los humanos, no dejaban de parecerle también peligrosos y repulsivos en según qué casos.
Con el avance de la sociedad humana cada vez le resultó más y más fácil ocultar su verdadera identidad, poniendo como excusa que era extranjera para que no sospecharan de sus rasgos y su aspecto. Incluso bajó la guardia en cuanto a las orejas, explicando a aquellos que las llegaban a ver que era un defecto físico sin mayor importancia.
Actualmente las tecnologías, la cirujía plástica y demás información biológica y científica le permiten elaborarse una "coartada" mucho más creíble para no levantar ningún tipo de sospecha. Sigue investigando a los humanos y, de hecho, muchos otros de su especie también han seguido sus pasos y están viviendo entre los humanos por pura comodidad.
*He de añadir que su apellido lo adoptó de la primera familia con la que vivió. Se dejó encontrar en mitad del campo con una supuesta amnesia: no sabía ni quién era ni de dónde venía, solo sabía que se llamaba Erika (ella adora su nombre xD) y los O'Neill la adoptaron como hija suya*

Personalidad
Erika es una aventurera en toda regla, aun que no es demasiado valiente tampoco. Tiene una gran habilidad para huir de los problemas xD. Le encanta aprender cosas nuevas. Conoce una cantidad de idiomas impresionante y ha visitado millares de lugares diferentes. Todos estos conocimientos y vivencias la han enriquecido mucho como persona. Erika es alguien con quien cuesta aburrirse. Además es muy carismática y amigable, por lo que hace amigos con una facilidad tremenda.
La persona más cercana a ella es Taika, pues al igual que ella conoce su secreto, Erika le contó el suyo. A parte de ella, no hay nadie que sepa su verdadera naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario